mayo 07, 2006

Ayrton Senna



Nació en San Pablo, Brasil, el 21 de marzo de 1960. Hijo de Neyde Senna y Milton da Silva. A los 4 años su padre le regaló un kart con el que ya se pudo apreciar la vena automovilística de Senna.
No sólo le apasionaba conducirlo, sino que era capaz de desmontar sus piezas y repararlo. Durante años descuidó sus estudios, sólo pensaba en correr y a los 13 años se hizo realidad su sueño. El 1 de julio de 1973 corrió su primera carrera de karts en Interlagos, donde ganó la carrera estableciendo un nuevo récord de pista.
En 1974 ganó el campeonato Junior de Sao Paulo y en 1975 fue subcampeón en los nacionales. En 1977 Senna consiguió su primer título en el campeonato de kart sudamericano. También en este año el brasileño termina 6to en el campeonato mundial de kart. Al año siguiente vuelve a salir campeón del kart sudamericano y consigue el título brasileño de kart.
En el año 1981 Senna se fue a Inglaterra a competir en dos torneos de la Fórmula Ford 1600: el Rac y el Townsend-Thorensen. A principios de ese mismo año consiguió su primera victoria pilotando un coche de carreras, para el mes de julio ya había disputado 9, consiguiendo 4 segundos puestos y 5 victorias.
En poco tiempo Senna pasó a convertirse en un ídolo. Luego Senna dio el salto a la Fórmula 2000. Allí se anotó en dos campeonatos: el Pace British y el Efda, que a diferencia del anterior se corría en toda Europa. Y otra vez el joven brasileño apabulló a sus contrincantes. Esto le sirvió perfectamente para pasar a la Fórmula 3 británica. Aquí comenzó a correr con un Ralt Rt3-Toyota dirigido por Eddie Jordan.
Al año siguiente, el 25 de marzo de 1984; durante el Gran Premio de Brasil, realizaría su debut en la máxima categoría del automovilismo mundial la Fórmula 1, a bordo de un Toleman. Senna calmó las expectativas de todos, al conseguir su primer punto, tan sólo en su segunda salida como piloto titular -esto sucedió en el Gran Premio de Sudáfrica de ese año- además, también consiguió su primer podium en un lluvioso GP de Mónaco, donde conseguiría un flamante segundo puesto a puro pilotaje. Esta carrera fue sin dudas la detonante para su futuro ascenso en la F1.
Al culminar la temporada, Senna, terminó noveno en el Campeonato de Pilotos con un total de 13 puntos. Para 1985 el piloto brasileño, empezó su racha ganadora logrando sus primeras victorias en los grandes circuitos de Portugal (Estoril) y de Bélgica (Spa) con Lotus. En esta temporada logró 2 victorias, 2 segundos puestos, 7 Poles, el cuarto puesto del campeonato y la consideración de primer piloto de Lotus.
En 1986 Senna continúo con Lotus y volvió a repetir una campaña similar a la del año anterior con un total de 2 victorias (España y USA-Detroit), 4 segundos puestos y 8 Poles.
En 1987 Lotus cambió a motores Honda. Senna nuevamente logra algunos exitos -gana en Mónaco y en USA-Detroit- por otro lado; llama la atención de todos, en especial la de McLaren que por entonces, junto con Williams, poseía los mejores autos.
Para 1988 Senna firma con la escudería McLaren; su contrato sería por dos años, aunque terminó alargándose a seis. Su compañero de equipo sería nada menos que Alain Prost.
Durante el transcurso del campeonato Senna fue más rápido que su compañero. De un total de 16 carreras Senna ganó 8 y partió desde la primera posición en 13. En este año se titularía campeón de la F1. En 1989 Senna repetiría la cantidad de Pole positions. Pero no le alcanzarían las 6 victorias para alcanzar el título, que finalmente se quedó en manos del francés Alain Prost. Al año siguiente una vez más el duelo Senna-Prost estaría en primera plana.
El campeonato fue una copia de la temporada del '89. Pero A diferencia de esta, Senna fue quien se quedó con el título. Senna terminó el año de 1990 con 10 Poles y 6 victorias. En el año 1991 cambiaría el duelo principal del campeonato. Ya no sería entre Senna y Prost sino entre Senna y Mansell. Senna tiene un arranque de temporada demoledor ganando las cuatro primeras carreras. En este año, Aytorn consigue su tercer título; había entrado a la más prestigiosa elite de la historia de la Fórmula 1, la de los tricampeones.
Para 1992 McLaren presentaba un auto técnicamente inferior. Este año fue muy pobre en comparación con los anteriores para el brasileño. Senna solamente obtuvo tres victorias: Mónaco, Hungría e Italia.
Para 1993 la presencia en McLaren de Senna estaba en duda ya que existían algunas diferencias importantes en el contrato que no convencían al as brasileño. Finalmente se logró el acuerdo pero; la renovación del contrato se realizaría por cada carrera. En este año Senna logra victorias en: Gran Bretaña (Gran Premio de Europa), Brasil, Mónaco, Japón y Australia. En 1994, y con tres títulos mundiales en sus manos, Senna empezó a prestar sus servicios a la escudería Williams, con la que solamente corrió dos grandes premios. El 1 de mayo, se celebraba en el circuito de Imola, el GP de San Marino; su Williams-Renault se salió de la pista, estrellándose contra una pared a más de 300 KM/hora en la curva de Tamburello, en la séptima vuelta. El impacto fue mortal.
Senna no quería correr esa carrera, tenía una premonición. Además, le conmocionó el hecho de que el piloto Ronald Ratzenberger perdiese la vida justo un día antes, en las pruebas de clasificación. El “Maestro de la lluvia”, “Magic”, “O rey Senna” como los aficionados le llamaban, murió aquel fatídico día en la pista.
Senna es considerado por muchos el piloto más grande jamás nacido. Senna emocionó los corazones de todos los amantes de la Fórmula 1 con sus impresionantes pases y veloces actuaciones. Pero no son sólo los fanáticos de la F-1 quienes recuerdan a Senna, pues su muerte causó estupor en todo el mundo. Como todos aquellos íconos que mueren jóvenes, el legado de Senna ha sobrevivido a su desaparición física.
En Brasil, la organización caritativa que montó para ayudar a los niños menos favorecidos de su país, aún funciona. Y la Fórmula Uno nunca volvió a ser la misma desde su muerte, algo que resulta visible en el propio circuito de Imola.
Los cambios a la pista tras el accidente han puesto en sombra su anterior grandeza. En 1994, Tamburello era un giro a la izquierda que se tomaba a más de 300 km/h. Ahora es una inocua chicana, una más de las tantas que pueblan los circuitos de F-1 en todo el mundo. El Gran Premio de Imola en el 94 fue el primero en 12 años en el que un piloto perdía la vida, y el accidente llegó en un momento donde el automovilismo había comenzado a pensarse a sí mismo tan seguro como para creer que las fatalidades habían pasado a la historia.
La F-1 tuvo un despertar tan horroroso aquel fin de semana que aquellos que lo vivieron no lo olvidarán jamás. Primero, Barrichello quedó inconsciente y se tragó la lengua al estrellar violentamente su Jordan en las prácticas del viernes. Los pocos rasguños que recibió parecían confirmar lo segura que se había vuelto la F-1. Esa ilusión quedó desterrada para siempre con la muerte instantánea del novato austriaco Roland Ratzenberger en un choque el día siguiente. Senna fue hasta la escena del accidente, unos 200 metros más adelante de donde él mismo perdería la vida, y por varias horas consideró no correr, e incluso el retirarse de las competencias. Pero después de una charla nocturna con Frank Williams, el brasileño resolvió seguir adelante. La atmósfera ya de por sí sombría se volvió aún más negra cuando un choque en la línea de largada lanzó un neumático sobre la multitud, hiriendo a varios espectadores. Luego de seis vueltas detrás del automóvil de seguridad, el Gran Premio retomó su curso, y un giro más tarde llegó el accidente que cobró la vida del hombre que muchos creen es el más grande piloto que haya visto el mundo.
La siguiente cita de uno de los tantos pilotos que irremediablemente comentaba sobre Senna demuestra el dominio que tenía sobre su monoplaza. "Cuando él se ve en aprietos, sabe que el auto le va a responder. El sólo pasa de largo por los problemas (mecánicos). Yo necesito que el auto esté trabajando para mí para tener una oportunidad. Él no" (Michael Andretti).
Un joven Michael Schumacher -quien seguía a Senna en la curva- explicó su visión del accidente: "Se veía nervioso desde la primera vuelta. No puedo decir qué ocurrió exactamente. Vi que su auto ya estaba rozando (la pista) bastante en la parte de atrás en la vuelta anterior. Estaba muy nervioso en esa vuelta, y casi lo pierde. En la siguiente vuelta lo perdió".
Antes de esa carrera, el propio Ayrton Senna le comentó a un periodista brasileño, que "me arriesgaré al decir que tendremos suerte si algo realmente serio no ocurre". Incluso había anticipado una temporada con mucho accidentes producto de la suspensión de los sistemas de control de tracción y las suspensiones activas de los autos.
Su funeral fue impactante, todos estaban en el lugar y las aglomeraciones eran impensadas. Incluso su mayor rival en la pista -ya retirado en ese momento-, Alain Prost, asistió al funeral de Senna reconociendo en él a un genio. Las repercusiones reverberaron alrededor de todo el planeta, en Brasil, donde Senna representaba una luz de esperanza para millones que sentían que sus vidas y su país tenían poco de lo que estar orgullosos, hubo angustia y conmoción, seguidas de días de duelo nacional. En Europa, los periódicos reclamaban que las carreras de autos fueran prohibidas.
Italia comenzó una investigación sobre el accidente, una causa que terminó en la absolución de Adrian Newey, responsable y diseñador de Williams -hoy en Red Bull-, de los cargos de homicidio culposo en 1999. En tanto, en la F-1 se desató un proceso de cambios en las reglamentaciones para hacer los automóviles más seguros. Esto ya había sucedido en el pasado. La diferencia entonces era que se había hecho dolorosamente claro que, más allá de los riesgos propios del deporte, la idea de un hombre muriendo durante un Gran Premio era inaceptable para la mayoría de los espectadores.
Imola desató un cambio en la filosofía y la búsqueda de la seguridad es perseguida actualmente por las autoridades que regulan las competencias tan agresivamente como en aquellos días oscuros de 1994.
Senna pasó su última mañana en reuniones con pilotos colegas, determinados por el accidente de Ratzenberger a asumir la nueva responsabilidad de impulsar cambios en la seguridad de la Fórmula 1.
Más allá de su peso en el automovilismo, queda como una pregunta abierta si hubiese alcanzado ese objetivo en vida. El terremoto que desató su desaparición disipó cualquier duda de que los cambios llegarían tras su muerte.
Para finalizar este recuerdo, es necesario citar al doctor Arnaldo Norberto Donadei: "Sólo se mueren los que son olvidados. Y Ayrton, a ti, ¿quién puede olvidarte?".

Palmares de Ayrton Senna

Titulos mundiales: 3 (1988, 1990, 1991)
Victorias en grandes premios: 41 (25,3%)
Poles: 65 (40,1%)
Grandes premios disputados: 162
Puntos: 614
Equipos: Toleman (1984), Lotus (1985-87), McLaren (1988-93), Williams (1994)
-

1 comentario:

Luis Fernando dijo...

muy interesante todo el historial del Inmortal AYRTON SENNA DASILVA ,me hace recordar aquella tragica tarde del primero de mayo donde se nublo el dia y paso algo que me marcaria bastante en mi vida....